En este momento estás viendo Protección de Datos – Son los datos

Protección de Datos – Son los datos

El valor de los datos personales no solo deriva de su protección constitucional, sino de la realidad del mercado en el mundo de la economía digital. En este ámbito los ciudadanos nos convertimos en destinatarios de la influenciación digital, la publicidad electrónica, el comercio electrónico, e incluso los debates de la ciudadanía digital.

El Siglo XXI ha traído un vertiginoso desarrollo de la economía digital, y por ende de la interrelación entre la protección de la competencia, siendo las empresas más grandes del mundo las de tecnología, la protección del consumidor –ahora digital y global– y la protección de datos personales, el activo más importante en esta realidad económica.

Inclusive, los datos personales y el destino de la información y contenidos han estado en boga en las democracias, las noticias falsas, el direccionamiento de los contenidos, la manipulación e influencia, incluso ciudadanos digitales que conforman partidos en la red, y el disfrute de una ciudadanía e identidad digital, todos debates recientes en Colombia cuando se aborda la identificación biométrica y el voto electrónico.

Estas situaciones parecen novedosas en muchos aspectos para ciudadanos, gobiernos y estados, y de allí la necesidad de su adecuado desarrollo, pero también el necesario enfoque holístico de la agenda regulatoria y de protección.

Muchos de estos datos personales tienen la característica de ser “sensibles”, definidos así como los íntimos de las personas y que pueden generar discriminación o comprometer los derechos y las libertades. Pero no menos importante son los datos relacionados con los hábitos de consumo, las preferencias comerciales, el tiempo que destinamos a ciertos contenidos, nuestro uso de redes sociales y aplicaciones, entre otros.

Finalmente, estos son los activos más importantes de la economía digital, es el meollo de las nuevas discusiones jurídicas y políticas en el mundo, la posición en el mercado de las grandes empresas tecnológicas, como su tamaño, integración, posición y comportamiento afectan la competencia, los nuevos desarrollos y las nuevas tecnologías.

Por varios años Europa y la Ocde han estado analizando el comportamiento de las empresas de tecnología en el mercado, un análisis a veces desagregado por competencia, protección del consumidor, datos personales, y asuntos tributarios.

En los últimos años la Comisión Federal de Comercio (FTC) de EE. UU. ha impuesto órdenes y sanciones, interpretando la protección de datos en un país que no tiene uniformidad sobre la materia.

Recientemente en la CAN se presentó una demanda en contra de las empresas de tecnología estadounidenses, y el mes pasado 11 fiscales de los Estados Unidos demandaron a Facebook.

El común denominador de estas situaciones son los datos personales, su valor, el activo digital, la información y su potencial, un recurso que no se agota y se puede utilizar y reutilizar en distintos negocios y mercados, y una herramienta para el desarrollo de tecnologías, productos y servicios.

De allí la importancia de tener un marco jurídico claro, una autoridad técnica y capaz, y un enfoque holístico de este asunto en la autoridad de competencia y consumidor, por ello en buena hora por el liderazgo regional y global que tiene la SIC en este ámbito.

Andrés Barreto González
Superintendente de Industria y Comercio.
superintendente@sic.gov.co

 

Fuente: Son los datos /Opinión/ Andrés Barreto González | Opinión | Portafolio